Río Bravo cobra vida de otra nicaragüense

Gabriela Tatiana Espinoza Pérez, de 32 , fue arrastrada por las corrientes del Río Bravo, hasta perder la vida, cuando intentaba llegar a Estados Unidos. El medio de comunicación La Voz de Coahuila reportó el momento de la tragedia e indica que aunque un pescador se lanzó a rescatarla, cuando la alcanzó era demasiado tarde.

Sofía Espinoza, hermana de la víctima, confirmó que se trataba de su pariente, quien hace seis meses perdió a su esposo por un derrame cerebral. Su cónyuge tenía nacionalidad estadounidense.

La tragedia ocurrió ayer lunes 21 de marzo a la altura del puente ferrocarril. De forma preliminar, los medios mexicanos reportaron que la joven intentaba cruzar el río junto a un hombre y una niña, pero casi al llegar al otro extremo, la corriente empezó a arrastrarlos, logrando subir al lado americano solo el hombre y la menor logró llegar a tierra mexicana.

Mientras, Espinoza era arrastrada por la corriente río abajo, en ese momento el pescador Luis González se lanzó a intentar salvarla, pero fue imposible llegar hasta donde estaba la mujer por lo que salió inmediatamente del agua, abordó una patrulla de seguridad pública y se apresuraron a darle alcance.

A metros de distancia Luis se arrojó a las aguas nuevamente y pudo alcanzar a la mujer, pero fue demasiado tarde, había fallecido. Gabriela Tatiana Espinoza, el próximo viernes 25 de marzo cumpliría 33 años de edad, era originaria de Managua.

Sólo en lo que va del mes ya suman cuatro nicaragüenses migrantes que fallecen ahogadas en las aguas del Río Bravo: Una menor de cuatro años, una esteliana de 26 años y una chinandegana de 49 años fueron las otras víctimas.