La falacia de la Democracia Asamblearia

(Por Guillermo Miranda) En vista de la polémica que ha desatado la elección del nuevo Directorio de la Unión Nacional Azul y Blanco (UNAB), consulté algunos libros y me encontré con varios estudios que tocan el tema de la Democracia Asamblearia. Según dichos estudios, esta tiene sus orígenes en Francia y fue perfeccionada por el soviet (poder supremo soviético) consiste en crear cuanto grupo sea posible con el propósito de controlar las asambleas del poder popular o de cualquier otra agrupación cuya actuación pueda entorpecer las disposiciones del Soviet. Continúa diciendo. La Democracia Asamblearia tiene la virtud que no puede ser tachada de totalitaria, absolutista o anti democrática, ya que la toma de decisiones y directrices se hacen por mayoría, la que previamente se ha asegurado mediante el control de las organizaciones que conforman la asamblea. Hay algunos ejemplos sobre cómo se logra la multiplicación de organizaciones y uno de ellos es dividiéndolos en sectores.

He hecho esta introducción, porque me ha sorprendido ver que de las 91 agrupaciones que conforman la UNAB, hay varias que están representadas más de una docena de veces. Uds. lo pueden corroborar con solo leer los nombres de dichos grupos. Es por ello que considero que las voces que se han alzado cuestionando la credibilidad democrática de la elección podrían tener alguna razón.

Si la UNAB, quiere que en el futuro se le siga considerando como una organización que busca la erradicación del totalitarismo que actualmente padecemos y convencernos que su meta es luchar por devolvernos la democracia perdida aun con los defectos y virtudes que esta pueda tener, deberían analizar con la seriedad del caso una re clasificación de sus 91 organizaciones. Si es que en realidad pretenden representar con autoridad los diferentes estratos de nuestra sociedad.

Para finalizar tengo que expresar mi asombro de como un politólogo con la experticia del amigo Félix Maradiaga, puede sentirse complacido con los resultados de la votación del pasado tres de enero.